La Masonería rinde homenaje a la gesta de Mayo de 1810

 

La Masonería Argentina rinde hoy homenaje a los protagonistas de la histórica Revolución de Mayo de 1810, que impulsada por muchos Queridos Hermanos de aquel entonces dio lugar al primer Gobierno Patrio y marcó el inicio del proceso independentista que tendría su culminación en julio de 1816.

Nuestra Orden tuvo una participación decisiva en los sucesos que desembocaron en el 25 de Mayo, lo que queda demostrado de manera contundente en la conformación de la Primera Junta de Gobierno, integrada por nueve patriotas, de los cuáles solo uno, Miguel de Azcuénaga, no era masón.
El trabajo y la lucha de los Queridos Hermanos de entonces venía de mucho antes. A fines del siglo XVIII y principios del XIX se instalaron logias masónicas en la ciudad de Buenos Aires, como la legendaria Logia “Independencia”, cuyo funcionamiento data del año 1795, con Carta Constitutiva de la Gran Logia General Escocesa de Francia, el antecedente histórico del Gran Oriente Francés. Allí se inician, entre otros, Manuel Belgrano y Juan José Castelli.
Hacia 1804 surge la Logia “San Juan de Jerusalén para esta parte de América” con Carta Constitutiva de la Gran Logia de Maryland de los Estados Unidos, que impulsaba la independencia del Virreinato del Río de la Plata de cualquier dominación extranjera.
Con posterioridad a las invasiones inglesas, la Logia Independencia presidida por Julián Álvarez tuvo una participación decisiva en los sucesos de Mayo que pusieron fin a nuestra dependencia de la corona española.
En 1812 con la llegada a Buenos Aires de nuestro Gran Iniciado, José de San Martín, se crea la Logia Lautaro, integrada además por Carlos María de Alvear y Matías Zapiola, entre otros, que trabajó para que se declare la Independencia, objetivo que se logrará cuatro años más tarde, en julio de 1816.
La Masonería Argentina rinde homenaje en esta fecha a estas figuras preclaras de la Independencia que, más allá de marchas y contramarchas, más allá de coincidencias y desavenencias, forjaron nuestro concepto de Patria y nos legaron los ideales de Libertad, Igualdad y Fraternidad que hasta hoy defendemos.
Los Hombres de Mayo, nos señalaron el camino, pero la obra iniciada aún no se ha terminado, porque los objetivos todavía no se alcanzan.

Hoy tenemos la obligación de seguir adelante para lograr la concreción definitiva de los ideales políticos y sociales que propone la Masonería, como la defensa de la soberanía popular, la autodeterminación de los pueblos, la igualdad jurídica, la división de poderes, la representación, y la libertad de pensamiento, de expresión y de conciencia.