LA RECIENTE SANCIÓN LEGISLATIVA



El 19 de marzo ppdo., después de que numerosas logias de la Obediencia expresaran sus ideas y propuestas, la Masonería Argentina dio a conocer su documento “Colaboración de la Masonería en el debate sobre aborto”. Expresó, entre otros conceptos, que gran cantidad de respuestas  “en general,  se pronuncian en favor del dictado serio y profundo de los temas de educación sexual y medicina reproductiva para los docentes y para las niñas y los varones de los establecimientos de enseñanza pública y privada, en paralelo y en conjunto con la información y la cultura que transmite cada familia. Se reclama un vocabulario claro, sin eufemismos ni bromas, capaz de abrir diálogos constructivos en los hogares, en las escuelas y colegios, para facilitar todo tipo de preguntas, especialmente de los niños y los adolescentes, con especial atención a la inclusión social, el respeto recíproco, la igualdad de géneros y de oportunidades. En idéntico sentido, mayoritariamente se reclama la despenalización del aborto sin entrar en colisión con el debido respeto a las diversas
creencias, más allá de dogmas y fanatismos. Se apela al fuero íntimo de las personas y parejas, a sus decisiones autónomas y a la creación de
una conciencia personal y colectiva que tienda a la prevención, tanto de enfermedades de transmisión sexual como de embarazos no deseados”.

Planteado el debate en sede legislativa, nuestra posición fue sostenida por el presidente de ILEC, Instituto Laico de Estudios Contemporáneos, en audiencia pública.

La aprobación que acaba de dar la Cámara de Diputados de la Nación coincide con lo expresado ý sostenido por la Masonería Argentina,  situada nuevamente en la defensa del progreso de la sociedad. Resulta plausible la extensión de los derechos humanos y, en este caso, de la mujer en particular, el respeto a sus decisiones autónomas, a su fuero íntimo y el de las parejas, en un imparable proceso de individuación que ya evita soslayar la realidad tapando el cielo con las manos.

Este y otros avances sociales son y serán bienvenidos. Es el camino que propone la Masonería Argentina.

Ángel Jorge Clavero
Gran Maestre